Una empresa de reconocimiento facial ha sido afectada por una filtración de datos.

Outabox, una empresa de Australia dedicada a escanear rostros para bares y discotecas ha sufrido una brecha de seguridad.

Esta empresa explotaba sus sistemas en bares y discotecas de Australia, este suceso expone los problemas de privacidad a medida que se generalizan los sistemas de reconocimiento facial basados en Inteligencia Artificial. Esta empresa surgió en la pandemia, creando un sistema de reconocimiento facial para escanear a los visitantes de los locales y tomar medidas de temperatura.

Según lo comunicado por la organización afectada, los actores maliciosos lograron acceder a información referente a reconocimiento facial biométrico, escaneados de los permisos de conducir, datos de afiliación a clubes y números de teléfonos.

Este es un ejemplo de lo que puede ocurrir si se extienden los sistemas de reconocimiento facial y no se protegen debidamente. La empresa afectada ya está colaborando con las autoridades locales para esclarecer lo ocurrido.

Fuente: Wired

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Intec Cybersecurity
Intec Cybersecurity
intec cybersecurity